From 2015 you can fully follow all the news, information, videos, etc. about Rolando Villazón (and villazonista community) here:

FACEBOOK Rolando Villazón -Villazonistas
https://www.facebook.com/rolandovillazon.villazonistas

TWITTER @villazonistas https://twitter.com/villazonistas

----------------------------------------------------------------------------------

31 mar. 2013

EL PERIÓDICO MEXICANO LA JORNADA UTILIZA UNA FOTO DEL BLOG VILLAZONISTA SIN PERMISO NI CITAR LA FUENTE




- con tres dias de retraso,  el dos de abril finalmente La Jornada ha modificado el pie de foto, 
añadiendo "foto: Anne /Blog Villazonista" -

Parece inconcebible, pero estas cosas suceden...al menos en México. Un periódico considerado serio, uno de los principales medios del país, publicó ayer una noticia, en su edición impresa y digital, con una inadmisible falta de ética periodística, una foto "robada" al Blog Villazonista, la misma foto de Anne con la que abríamos el post del 27 de marzo.




La Jornada publica una crónica, una buena crónica de Carlos A. Pérez Ricart, sobre el concierto de Villazón y Barenboim en la Berliner Philharmonie y, en lugar de acudir a las fotos oficiales del evento, ha recurrido a la nuestra, cosa que hasta me hubiera parecido aceptable, si al menos hubiera citado la fuente. ¿Cómo puede un medio que se supone prestigioso poner una foto sin ningún tipo de identificación del origen?

Después de enviar primero un comentario a la misma crónica (sin publicar), a la redacción (sin respuesta), esperar unas cuantas horas, de publicarlo en Twitter (@lajornadaonline) y en el Facebook de La Jornada, he decidido hacerlo público en un post, para que quede constancia de ese abuso, cuando en el Blog Villazonista quedan muy claras, en el pie de página, las condiciones de uso de sus fotos:

ATTENTION! All original material, including articles and photos are ©villazonistas unless otherwise credited ©. While hoping you enjoy my articles and photos I would be glad to share them or have them published on other media, websites & blogs if you kindly notify me.


También he puesto en contacto con el autor de la crónica, que me ha respondido inmediatamente y concretado que, después de asistir al concierto de Viena, él se limitó a enviarla al medio, no siendo un colaborador habitual, y que no ha tenido ninguna intervención en la edición ni la publicación de la foto.

Como realmente su crítica es interesante y bien escrita, aunque en algún aspecto tengo alguna discrepancia, la reproduzco aquí, citando, como siempre hago, la fuente (La Jornada) y el autor, Carlos A. Pérez Ricart.


Berlín, 29 de marzo.

Mucho ha llovido y nevado en Berlín desde aquella noche de julio en 2006, cuando el tenor mexicano Rolando Villazón compartió con Plácido Domingo y Anna Netrebko el escenario de la famosa Waldbühne en la capital alemana.

Aquel verano Villazón coronaba el éxito mundial que había supuesto la grabación protagonizada en Salzburgo por el tenor y la soprano Netrebko de La Traviata, de Verdi, con la que el mexicano y la rusa hicieron temblar el legado de Pavarotti y Joan Sutherland. Era la cereza del pastel y la capital alemana se rendía a los pies del dúo demoledor.

Desde entonces las cosas no habían ido tan bien para Villazón: una primera lesión en la garganta en 2007 y otra –más dolorosa aún– en 2009, poco antes del Lucia di Lammermoor que el MET preparaba con Netrebko. Esa tarde, Edgardo fue interpretado por el polaco Piotr Bezcala y el cantante mexicano se preparaba para una intervención quirúrgica que lo mantendría lejos de los escenarios durante varios meses.

Recuperado, Rolando Villazón reapareció en noviembre de 2010 en Berlín para presentar una muy irregular –y casi mala– compilación de canciones mexicanas que pretendían celebrar el aniversario de la Independencia. (¡Mexico!, Deutsche Gramaphon, 2010). En aquel concierto, efectuado en una sala a medio llenar, se escucharon silbidos y algún abucheo. Para ser sinceros, Agustín Lara nunca fue peor cantado.

Cuando parecía que no se hablaría más del mexicano en la ciudad, el talento se sobrepuso al destino. En 2012 pasó por el Schiller Theater, donde interpretó un buen Nemorino (en L’elisir d’amore) que suscitó reseñas positivas.

El martes pasado, sin embargo, Villazón volvió por la puerta grande a esta ciudad: en la Filarmónica de Berlín, de la mano del pianista y director argentino-israelí Daniel Barenboim, con la Staatskapelle de esta capital, en el contexto de la celebración de Pascua que la orquesta hace cada año, en la que converge lo mejor de la música clásica alemana e internacional. No había mejor escenario ni mejor momento para volver la memoria siete años atrás.

El programa del concierto del martes era, por sí solo, una delicia; dos obras orquestales en las antípodas del repertorio musical: la Ouvertura I vespri siciliani, de Giuseppe Verdi, y Le sacre du printemps, de Igor Stravinsky. Entre las dos estaba situado una rareza musical: cuatro de los ocho romanze per tenore e orchestra, de Verdi, y orquestados por Luciano Berio. El mexicano era el solista.

La obertura de Verdi sirvió para preparar la noche. Los violines de la Staatskapelle obedecieron milimétricamente las órdenes de un Barenboim embriagado de música. A veces suave, a veces furiosa, a veces sufriente, a veces lacrimosa, a veces frenética. Así es la música de Verdi y así se tocó el martes.

Alegría, confianza y técnica

Vino el turno de Rolando Villazón, quien eligió para esa noche cuatro de los ocho romances compuestos por Verdi y transcritos por el maestro Luciano Berio en 1991 (In solitaria stanza, Il mistero, Deh, pietoso, oh Addolorata y L’esule). Las obras, casi desconocidas para el gran público, tienen ecos de grandes óperas (Nabucco, Don Carlo) e incluso frases enteras que remiten a otras arias (Tacea la notte Placida, en Il Trovare). La orquestación de Berio reconstruye los gestos verdianos al tiempo en que toma distancia de las frases más comunes de, por ejemplo, La Traviata; modifica algunos elementos de la relación entre armonía y letra y actualiza una obra al lenguaje musical de finales del siglo XX.

Pero Villazón es de los grandes y no se intimida ante Verdi ni Berio ni Barenboim ni el público berlinés. En la voz del tenor mexicano había alegría, claridad, matiz y técnica. Pero sobre todo talento y confianza.

Quien escuche el disco más reciente del cantante (Villazón Verdi, Deutsche Gramaphon, 2012) reconocerá tres de las obras que fueron interpretadas en la Filarmónica y me concederá razón en que Villazón logra, a pesar de tratarse de un encadenamiento de arias desvinculadas de su situación original, impedir el menoscabo dramático y rescatarlas del vacío tan recurrente en estas situaciones. Pues bien, lo mismo sucedió con la exégesis del martes. En la sede de la Filarmónica de Berlín fueron interpretadas cuatro obras distintas, diferentísimas, pero que parecían una sola. El público así lo percibió y aplaudió a rabiar en los tres diminutos intermedios entre cada romance y después de la última aria. Era apenas la mitad de la noche y el público berlinés, habitualmente determinado a no salir de sus asientos, se ponía de pie para reconocer el talento, el carisma y la voz del tenor mexicano.

Al centro del escenario aguardaba un piano negro destinado a ser utilizado única y exclusivamente para el encore. Barenboim colocó sus dedos sobre el alfil, Villazón calentó la voz y juntos, ya en clima de máxima alegría y comunión entre artistas y público, interpretaron otro exquisito romance de Verdi: Il poveretto.

El sonido del piano –sublime y delirante con Barenboim– y la complicidad con la voz de Villazón provocaron otra hilera de aplausos a la que se sumó la orquesta. Salió Barenboim del escenario, recogió un libreto y ante la sorpresa del propio Villazón volvió al piano e interpretó un sexto romance: Brindisi. No estaba en el programa ni en el acuerdo del preconcierto; estaba simplemente en el aire: otra obra tenía que ser tocada. Entonces volvieron los aplausos, los gritos y las sonrisas de un tenor que recupera la fuerza y la confianza de antaño.

Al final del concierto, la gente se preguntaba por la próxima presentación de Villazón en Berlín. No habrá que esperar mucho –sonreían con alivio, pues en abril cantará acompañado otra vez por Barenboim y su orquesta, el Requiem de Mozart. Y ese día tal vez caiga el cielo sobre Berlín.

13 comentarios:

  1. Lamento mucho esa situación. Periodismo profesional se hace con unas reglas muy claras, que sea en el papel, digital, Tv, radio... Pedir permiso es fundamental o, en ese caso, al menos mencionar la fuente. Además, yo no entiendo como una persona, periodista o que trabaja para un periodico, pero que claramente visita el Blog, nu utiliza las palabras mas normales como: "por favor", "pido permiso", , "gracias" y no tiene una conducta elementaria, como pedir permiso. Digo, como ser humano no sólo como periodista. Hoy, la edición online no presentaba más la foto de Anne, quizá han entendido el mensaje. Espero todavía que alguien te pedirá disculpas. La crónica del Sr Pérez Ricart...hmmm... No entiendo porque necesita un viaje en el pasado de Rolando (ni muy exacto) para hacer una crónica de un concierto maravilloso y muy aclamado. Siempre con las entrevistas de Rolando y con muchas crónicas tengo la sensacion que la superficialidad de las periodistas es demasiado . Y me parece curiosa esa actitud en la época del internet cuando en media hora con dos tres clicks podemos tener información correcta y amplia. Pero...aun el mundo cambia, creo que a muchos le cuesta entender todas las consecuencias.
    Un abrazo para ti y para todos los villazonistas y visitantes del Blog que respetan su trabajo y las normas de comportamiento civilizado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Citar, sólo con citar la fuente de la foto hubiera bastado...
      Carlos A. Pérez no es un crítico profesional, asistió al concierto, salió entusiasmado y escribió y envió la crónica a La Jornada. A mi la parte que me interesa, y la que encuentro magnífica es la del relato del concierto, lo que antecede supongo que lo puso para rellenar un poco y poner en antecedentes al público no demasiado enterado en ópera, aunque, ciertamente, no es lo que hubiéramos puesto tu o yo, Renate.

      Eliminar
  2. Situation navrante !!
    Ce journaliste n'en ressort pas grandi ,aucune éthique ,aucun respect envers vous Térésa ,envers Laure et même nous les villazonistas .
    C'est facile de prendre les mots des autres ...

    Honte à ces gens prétendus chroniqueurs .
    Térésa réaction rapide ,bravo .J'espère que les excuses vont venir rapidement !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudine, "seulement" ont volé la photo initiel du post, non pas la cronique de Laura.

      Eliminar
  3. Oui pardon ,je me suis laissée emporter par cette façon d'agir ...

    ResponderEliminar
  4. Querida Tere
    ¡Que incidente tan penoso!
    Espero que La Jornada tenga la decencia de disculparse y no sólo retirar la foto de la publicación.
    Con un saludo solidario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Esther, ni han retirado la foto, ni ha habido ninguna disculpa o rectificación. Supongo que robar las fotos de otros medios es algo que deben hacer a menudo, no un error puntual.

      Eliminar
  5. Catherincita1/4/13 17:15

    Ni éducation, ni respect du travail d'autrui : cela n'est qu'une preuve de plus de la "liberté" de la presse, dans le mauvais sens du terme.
    Lamentable !!

    ResponderEliminar
  6. Bueno es una actitud yo la siento de arrogancia. La jornada se ha equivocado muchas veces pero nunca pide disculpas ni acepta su error.Pero si otro medio hace lo mismo con alguna foto o articulo suyo entonces si hay reclamaciones. Precisamente el periódico "el universal " tomó una foto de la jornada para ilustrar un articulo similar, entonces si hubo un reclamo de éste medio al universal y éste aclaro la procedencia de la foto y ofreció una disculpa a la jornada. Pero no siempre es pareja la situación.

    ResponderEliminar
  7. AgenteGDL1/4/13 23:19

    Estos mexicanos, no sé porque los gringos no le hacen un favor al mundo y los exterminan.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno....con una cierta selección, al menos ;)

      Eliminar
    2. AgenteGDL2/4/13 1:22

      Exterminio y la cierta selección a los campos de trabajo, buena idea Teresa.

      Eliminar
  8. Ya lo he hecho constar en el post:
    - con tres dias de retraso, el dos de abril finalmente La Jornada ha modificado el pie de foto, añadiendo "foto: Anne /Blog Villazonista" -

    ResponderEliminar